top of page
Buscar
  • Foto del escritorNacho Beites

¿EN CUANTO VALORAS TU TIEMPO?

Una de las cosas positivas que nos ha dejado el COVID19 es, bajo mi punto de vista, que hemos aprendido a valorar mas nuestro tiempo.


Nos ha hecho pensar si estamos orientados a simplemente ganar dinero o ganar el dinero suficiente como para poder aprovechar nuestro tiempo libre.


Pero dar un valor a nuestro tiempo no es nada fácil. Primero porque es un término mucho más abstracto de lo que puede ser el dinero. Este último es tangible, se puede medir perfectamente y valorar su evolución. Pero, para el tiempo, nos cuesta más hacerlo.


Y es que creo que hay un paso anterior que no solemos hacer a menudo y es, ¿tienes identificados los beneficios que obtienes al disfrutar de tiempo para ti? consiste en detallar las tareas que nos hacen felices, los momentos de soledad que necesitamos para leer o escuchar música, los momentos familiares, de pareja o de amigos que más te gustan.


Y una vez tienes la lista hecha, intenta asignar un valor económico a esos momentos. Lo puedes hacer como una estimación directa, por ejemplo para mi momento de cocinar con una copa de vino tiene un valor económico altísimo, o una estimación de lo que puedes perder a futuro, por ejemplo, ¿dentro de 10 años me podré sentir mal por no haber aprovechado el tiempo suficiente con mis hijos o pareja?. Si la respuesta es, puede que sí, entonces el valor de ese tiempo ahora mismo está claro, y es altísimo.


¿Cómo hacerlo? en todas las decisiones que tomes, incluye tu tiempo como una variable más y tu valoración personal. Da igual que sea una decisión de cambio de puesto de trabajo o si te merece la pena ir a comprar unas zapatillas a una tienda en plena hora punta o puedes pedirlas para que las traigan a casa.


En cuanto empiezas con esta dinámica automáticamente vas a hacer un cambio fundamental en tu vida, y es cómo valoro mi salario o mis ingresos o el concepto de PRECIO POR HORA.


Hasta hace unos años yo siempre me he dejado llevar por la valoración absoluta de tu nómina. Es decir, me quedaba tranquilo con saber que mi sueldo era de, por ejemplo, 50.000€ anuales.


Pero en cuanto incluyes el tiempo como variable fundamental en tu vida he pasado a la valoración relativa de mi sueldo, o mejor dicho, cuál es mi precio por hora.


¿Sabes que cobrar 50m€ al año trabajando 11 horas al día es lo mismo que cobrar 33m€ al año trabajando 8 horas? El precio por hora está en torno a 12€.

50.000€ al año, después de impuestos, en un trabajo en donde dediques 11 horas al día y trabajes 4 horas el el fin de semana se queda a un precio por hora de 12€. Pero es que es el mismo precio por hora que un trabajo con un sueldo anual de 33.834€ y trabajando 8 horas al día, durante 5 días en semana.

Ahora compara tu precio por hora con tu estimación de valor de una hora de tu tiempo. Si tu valoración que has hecho antes de tu tiempo está por encima de tu precio por hora entonces la decisión está clara: asegúrate de cubrir tus gastos fijos mínimos para vivir, de tener ahorros suficientes para asegurar tu futuro y el resto dedícalo a tu tiempo.


En el segundo ejemplo (sueldo de 33.834€) habrías podido dedicar 967 horas a tu tiempo, que, si por ejemplo lo valoras en 50€/hora, da un total de 48.000 "happynes euros" .


Esto cobra una especial importancia a la hora de valorar posibles ascensos o cambios de puesto de trabajo. No te dejes llevar por altas cantidades económicas anuales que pueden hacer sucumbir a tu cerebro con cifras tentadoras.


Quita impuestos y mira muy bien si va a suponer más tiempo en tu vida. Saca el precio por hora. Igual te sorprende y es menor que si te quedas como estás. No te dejes llevar con comentarios como "te contentas con cualquier cosa" o "es que no eres ambicioso". Simplemente tu ambición y las ambiciones de quienes dicen estas cosas están desalineadas. Si valoras tu tiempo, se ambicioso en conseguir mas.


Después de considerar ambos ratios (Precio por hora y el valor de tu tiempo), todo se convierte en un aspecto de eficiencia temporal. Puede ser un poco tedio al principio, pero si en tu día a día te planteas todas tus tareas bajo este criterio te pueden sorprender los resultados.


Da igual hacia que lado se vuelque tu balanza. En ambos casos, cuanto más eficiente seas, mayor valor total vas a tener. El ahorro de tiempo puede ser de minutos o segundos, da igual, al final del día todo lo que ahorres, suma.


Las claves que me han funcionado, que iré desarrollando en futuros artículos y que me aplican tanto en el terreno laboral como en el personal:

  • Sistematización y optimización de tareas (para lo que el tratamiento correcto del dato es crítico), y puede ir desde la domotización en casa como automatizar tareas rutinarias en el trabajo.

  • aprender a delegar y externalizar tareas que no te aportan valor,

  • Priorizar y asigna los esfuerzos en base al resultado. Aplica la regla de Pareto, no hace falta llegar siempre a todo con la misma intensidad.

  • Pregúntate el para qué de las cosas.

Obviamente estos pensamientos tienen muchas derivaciones, ya que a lo mejor en el precio por hora tienes que incluir ajustes por el disfrute no cuantitativo que te ofrece tu puesto de trabajo. O lo que viene siendo vocación y felicidad laboral. Pero bueno, espero que por lo menos te sirva para reflexionar.


Por último, te traigo una Ted Talk de menos de 10 minutos para reflexionar más sobre este aspecto:













25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page