top of page
Buscar
  • Foto del escritorNacho Beites

NO ES EL AVIÓN, ES EL PILOTO

O dicho de otro modo, no es la herramienta, es la persona. Por muy buena que sea la herramienta, nadie te asegura que se vaya a utilizar de la forma ideada.



Todos creo que hemos vivido recientemente una migración a una herramienta o set de herramientas que se supone que hacen la vida más fácil, añaden un sinfín de posibilidades o nos permiten ser mucho más eficientes. Pero es lo que la herramienta permite, otra cosa es que las personas o los equipos sepan aprovechar todas estas nuevas posibilidades.

Y es que en las empresas hay una cosa absolutamente necesaria que se suele dejar de lado y se denomina LA GESTIÓN DEL CAMBIO. Pero esto es motivo de otro post. En mi caso puedo hablaros de grandes herramientas de gestión de RRHH, herramientas de gestión de proyectos o incluso algo más del día a día, la migración a Office365. En todos estos casos las herramientas se implantaron de una forma impecable… desde el punto de vista tecnológico. Todo funcionó a la primera el primer día de uso… pero, ¿se están aprovechando todas las nuevas capacidades? Para nada. Siguiendo con el ejemplo de Office365 (aunque aplica a todos los ámbitos de tu vida), es un set de herramientas de Microsoft que han venido para cambiar la forma en que trabajamos, hacernos más eficientes a la hora de cumplir con nuestras tareas y colaborar de una forma nunca vista. Pero es que los humanos somos reticentes a los cambios por naturaleza, y por la pura definición de inercia, cambiar lo que venimos haciendo, nos cuesta. El uso del correo electrónico, el uso de powerpoint y excel están totalmente desvirtuados hoy en día. Utilizamos el correo para chatear, utilizamos el powerpoint para hacer discursos insufribles, tablas de excel copiadas y pegadas en cualquier otro documento, ni que decir de las reuniones multitudinarias en donde ni se tiene claro ni el objetivo ni las responsabilidades de cada asistente. Y estos son sólo unos ejemplos…

Pero esto sigue siendo así porque los propios equipos no saben o no quieren cambiar. Hoy en día tenemos Teams para comunicarnos y compartir con nuestros equipos. Tenemos Sway para hacer presentaciones dinámicas. Tenemos PowerBI para dar la vuelta a cómo tratamos los datos.


Y esto es un tren que ha venido a quedarse, es un tema de eficiencia y de optimización de nuestro trabajo. Y está en tu mano cambiar, las empresas tienen que forzar el cambio, pero si el piloto no quiere, el avión estará infrautilizado.

  • Si eres empresa, tienes que entender que la implantación de las herramientas no es suficiente, tienes que tomar medidas para que tus empleados las incorporen en su día a día. No es un proceso ni rápido, ni cómodo ni fácil. Pero tienes que hacerlo.

  • Si eres líder, tienes que dar ejemplo. Si tu no cambias la forma de gestionar el día a día no esperes que tu equipo lo haga por gracia divina. Y lo que es peor de todo, si tu equipo cambia pero tu como líder mantienes las mismas costumbres ancestrales, te estás cargando a todos ellos, y a tu empresa.

  • Si eres parte del equipo, lucha por el cambio, no ocultes a tus compañeros tus conocimientos, compártelos. El valor añadido que tienes no es saber utilizar la herramienta, es mucho más grande que eso, está en tu visión de cambio, en las ganas de transformación que tienes y en la capacidad de utilizar todas las nuevas formas de trabajar que se te pongan delante.

Las empresas, equipos y personas que no sean capaces de adaptarse al cambio cuentan con una clara desventaja competitiva frente a todos aquellos que estén dispuestos y aprovechen todas estas nuevas oportunidades. Y recuerda, no es la herramienta, eres tu.

Recuerda que tu, tu empresa y tu vida es como una bici. En cuanto dejas de pedalear, te caes. Ya no llevas ruedines.

24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page